You are viewing friccion

29 September 2014 @ 07:55 pm
He decidido oir I don't care as long as you sing de los Beatsteaks, hacía mucho que no la oía. Esto es suficiente punto de partida para casi cualquier cosa. Esa canción evoca historias. Otro tiempo, otra vida, como en el libro.

Pero sucede que tengo enchufado el modo aleatorio en el reproductor así que tras eso me ha recomendado canciones. Algunas hacía tanto tiempo o más que no sonaban. Mando Diao me ha recordado a Mahony, un día cualquiera en mitad de la carrera. Y Reptilia de The Strokes me hizo pensar en Marta, a quien hacía mucho que no veía cuando me la encontré este verano brevemente con excusa del concierto de Extremoduro. 15 step de Radiohead me ha hecho pensar a una mañana soleada junto el estadio olímpico (qué manía con llamar olímpicos a estadios que nunca fueron ni serán olímpicos) de Sevilla, tras vivir un inolvidable concierto de Héroes del Silencio y despertar maltrechos tras pasar unas horas lo mejor que pudimos intentando dormir en el coche. Ahora está sonando Island in the Sun de Weezer, y sí, recuerdo a Carlos «el bombilla», sentado en cualquier banco de Huelin. Nunca me gustaron mucho Weezer, pero también son capaces de recordarme a una persona vívidamente.

Todos esos momentos, canciones, o recuerdos me traen a personas a las que apenas veo, o a las que hace años que no he visto.

Y no sé si es bueno o malo, pero voy a dejar el reproductor sonando. Dándolo todo.
 
 
24 September 2014 @ 06:08 pm
La semana pasada salió el nuevo disco de My Brightest Diamond, y ya saben ustedes lo mucho que la amo. Así que tan pronto me enteré me puse manos a la obra para conseguirlo. Hoy por fin lo estoy oyendo. Llevo apenas un par de canciones así que todo juicio emitido en este post podrá ser modificado en el futuro, pero debo decir que la voz no se le ha cascado y que creo que sigue teniendo buen gusto para componer.

El disco se llama This is my Hand. Y la gira que está realizando recorrerá Estados Unidos de punta a punta, y también parte de Europa como Bélgica, Holanda, Francia, o Inglaterra. No parece probable, ante esta evidencia, que en esta gira vaya a estar el concierto que yo quería ver.

Hace años, como en 2009, vino de gira y pasó por Portugal. Oporto creo. No conozco Oporto y en su día me planteé ir a ese concierto, aunque por entonces yo vivía en Málaga (un largo viaje, pero habría sido una gran aventura que disfrutar). El problema es que el concierto era dos o tres días antes, o después - que ya no lo recuerdo bien -, del concierto de PJ Harvey en Murcia para el que yo ya tenía entrada y compañeros de viaje, de forma que encontrar cómo y con quién hacer ese otro viaje era misión imposible.

Tampoco sabía, claro, que un largo lustro después no iba a tener ocasión de verla en concierto a menos de 2000 kilómetros de mi ciudad de residencia, ni aún cambiado de ciudad de residencia como cambié en ese tiempo.

Editado un rato después para añadir -- El disco no me gusta tanto como el anterior All Things Will Unwind. Posiblemente el menos excepcional de los cuatro... pero quizá cuando lo oiga un par de veces más aprendo a disfrutarlo.
 
 
23 September 2014 @ 09:51 pm
Hace unas semanas mandé la crónica que ponía final a «las crónicas» unos e-mails sin periodicidad predecible que envié a mis amigos cuando me chispaba, en momentos imprevisibles de la última década. Ése fue el problema: casi ocho años después, escribir esos mensajes ya no me chispaba.

Me gusta escribir correo electrónico. Es lo más parecido que nos queda a las viejas cartas en papel que tanta ilusión hacía recibir, y con tanta ilusión se respondían.

Y como no uso Facebook ni cosas así, la forma de estar en contacto con algunas personas con las que ahora no coincido apenas nunca porque nos separan cientos, o miles, de kilómetros era ésa. Pero ese tipo de mensajes a grupos de amigos dejó de tener sentido.

En estos días he seguido escribiendo correo, pero son otros correos. Diferentes. O quizá no tan diferentes a las últimas crónicas, y sí muy diferentes a las primeras que envié, hace ya un montón de años.

En tiempos recientes hay una canción de Echobrain (ese grupo efímero cuyo primer disco nunca fue ni será suficientemente valorado) que resuena en mi cabeza con frecuencia. Y hay una frase en la que me quedo dando vueltas en círculo: Is it safe to get older?
 
 
08 September 2014 @ 01:47 pm
Ani DiFranco, Madrid

El sábado fue el concierto de Ani DiFranco en Madrid. Sé que últimamente escribo poco y todo lo que escribo es sobre conciertos. Podría hablaros sobre cosas que hice en agosto (aparte de ver a Extremoduro, eso ya lo sabéis) pero no lo hice en el momento y no sé si ahora corresponde.

Me enteré de este concierto de chiripa, apenas dos semanas antes, porque me avisó mi gran amiga Caracol (con quien también hay una historia de una ida y una vuelta, con gran concierto de por medio como fue el de Amanda Palmer, pero eso es otra historia).

A Ani DiFranco quise verla en 2005, en Barcelona, pero se me escapó. Cuando me confirmaron el viaje de trabajo a Barcelona (recién entrado a aquel trabajo, además) quise viajar un poco antes para visitar a la familia y ver este concierto. Pero ya no había entradas para el pequeñísimo teatro en el que se celebraba el mismo. Y no volvió a pasarme cerca hasta ahora.

El concierto fue vibrante, aunque algo corto: una hora y media sin interrupciones, muy participativas y bastante animadas. Para repetir de nuevo, sin duda. Pero cuando un artista con tantos y tan buenos discos a sus espaldas da un concierto de una hora y media, ya sabes que se quedan atrás algunas canciones que tú querrías que tocaran. En mi caso se quedó atrás Swim (se quedaron atrás más, pero yo quería Swim sobre todas las demás), aunque sí tocara cosas como Manhole, Alla' this, y muchas otras grandes canciones.
 
 
06 August 2014 @ 08:43 pm
Resulta inexplicable que hasta hace unos días no hubiera visto nunca en concierto a Extremoduro, pero así sucedió.

El sábado actuaban en Málaga y pude verlos, por fin. El concierto fue muy bueno, aunque tocaron bastantes del disco nuevo, que yo apenas he oído. Comenzaron con unos minutos de retraso, pasadas las diez y media de la noche, y terminaron a las dos y media, tras más de tres horas de concierto (ya descontado un pequeño descanso que hicieron). El concierto fue una buena excusa para ver a viejos amigos, doble win.

Es imposible que tocasen todo lo que yo quería que tocaran y no tocaron (Decidí, Romperás, y un trocito de la Pedrá) pero fue de agradecer que sí tocaran algunos de sus temas más antiguos y clásicos (por supuesto Jesucristo García, pero abrir con Sol de invierno fue un detalle, y tocar 3 movimientos de La ley innata lo mejora toco, porque qué gran disco). Temas que tocaron, temas que eché de menos.

Y también personas y momentos. Me acordé en el mismo concierto de Manolo «el fibra», de caer al vacío irracionalmente como en un sueño, de Karol, y de cierta paella cocinada en París entre varias personas en una mañana maravillosa con Extremoduro de acompañamiento, hace ya varios años.
 
 
Casi cuatro años viviendo en Madrid, y muchos conciertos disfrutados, pero no había vuelto al palacio de los deportes desde que hace ya muchos años estuviera para ver El Concierto (que no es otro que el concierto que Pearl Jam dieron allí en septiembre de 2006). Este viernes estuve ahí para ver a Portishead, y el concierto mereció la pena.

Dos noches completamente diferentes, para empezar porque aquella vieja noche de hace casi ocho años la recuerdo ya vagamente, aunque el recuerdo que tengo impreso en la memoria es que fue tremenda y que es ya irrepetible por más años que pueda vivir. Este concierto de Portishead no tuvo nada en común con aquel, excepto que también lo pasé genial.

Yo pedía tres cosas: Sour Times, Roads, y The Rip. Las tres se me concedieron, junto a una maravillante versión de Wandering Star sólo con Beth y una guitarra acompañando, y otras muchas canciones (también tocaron Magic Doors) que igualmente se disfrutaron mucho. Como pega, fueron muy fríos con el público (esto no es sorprendente) y pudieron tocar fácilmente media hora más, porque la hora y cuarenta minutos que tocaron supieron a poco.
 
 
25 June 2014 @ 09:16 pm
Tengo en el disco duro de mi ordenador mucha música, del orden de 20.000 canciones, y sólo una de ellas es de Mägo de Oz. Sirva el dato para ilustrar que no son precisamente un grupo que esté entre mi cabecera, o al que recurra con asiduidad.

Sin embargo, he llegado a Youtube a ver un par de videoclips de ellos y enseguida me embarga la nostalgia: ¿cuánto hace que no oigo a Mägo en cualquier bar ya muy avanzada la noche? Recuerdo aquellas noches en el Vive Le Rock. Hace tanto tiempo ya.

A tener en cuenta: sospecho que en los bares los siguen poniendo, pero es que hace mucho que soy yo el que no va.

Edit (un rato después): acabo de recordar que los vi una vez en concierto, en la feria de Málaga. Hace como catorce o quince años y fue una gran noche, aunque yo ni me sabía ni me supe nunca sus canciones.
 
 
12 June 2014 @ 07:07 pm
Un día agotador, y llegas a casa tras trabajar todo el día fuera en un ambiente hostil y enchufas la música y al poco estás oyendo el Senda 91.

No terminará bien.

Hace tiempo que ya no te veo, habremos cambiado, quizás a peor.
 
 
04 June 2014 @ 02:14 pm
Se rumorea que habrá un octavo libro de Canción de hielo y fuego. George Martin lo ha vuelto a hacer, y al ritmo que se publican los libros (los últimos han tardado en salir unos 5 años cada uno) cabe preguntarse si esto es buena o mala noticia.

Dicen que estoy tiene que ver con un octavo reino que aparecería en la historia... y yo no quiero hacer spoilers pero tengo mis hipótesis (nada difíciles de imaginar, por otra parte). ¿Dónde se puede hablar de esto sin destrozarle a nadie la lectura?
 
 
Retorna recurrente el terror repentino de no haber terminado la carrera. Aparece de noche, cuando duermo creyendo descansar en mitad de la oscuridad, y con él me retuerzo como inyectado de relámpagos al descubrir de repente que no he aprobado una materia y me falta un poco, unos créditos tan sólo, para cumplir los requisitos.

Rápidamente descubro que es mentira, me digo, aún en sueños. Hace mucho alcancé ese estado que siempre pensé exclusivo de los noldö de dormir sin dormir del todo, y en el cual reconozco el sueño aún sin despertarme y me digo a mí mismo que soy un poco tonto por soñar esas cosas, cuando en realidad ya terminé la carrera y lo que ahora necesito terminar es la tesis.

Entonces es cuando todo se torna líquido. Porque, por supuesto, ya terminé la tesis. Hace años ya. Mis habilidades para detectar el sueño dentro del sueño necesitan ser perfeccionadas, descubro ¡paradojas, aún sin haber despertado! cuando alcanzo este nuevo estadío de elevada comprensión de la situación exacta de mi yo en ese entorno onírico. O quizá sea mi entorno real y yo no esté dormido. No me queda claro, y desconozco si entre cada uno de estos latidos transcurren microsegundos o minutos.

Tampoco consigo precisar dónde se ha trazar la línea que separa una cosa de la otra, ¿dónde termina la consciencia y dónde empieza la ensoñación si uno es capaz de descubrir las trampas que su propio cerebro le tiende durante el sueño tan sólo para caer en la siguiente trampa? Aún no tengo la respuesta.

Lo importante es que el otro día cené con un buen amigo que ahora vive en Estados Unidos. Y conversando de lo humano lo divino soltó, creo que de forma nada casual, que si quiero volver a investigar, no puedo dejar pasar mucho más tiempo.

Yo no tengo claro que quiera volver a hacerlo. Pero desde entonces no me he quitado esa frase de la cabeza, porque últimamente sueño que tengo sueños en los que despierto de un sueño para descubrir que aún esto soñando. Muchas veces.

No hay cuchara

Y desde esa conversación me siento como Neo cuando esperando ver al oráculo le dicen que deje de intentar la cuchara y asuma la realidad: no hay cuchara.
 
 
03 April 2014 @ 10:54 am
Nunca les hice caso. Me bajé un disco de ellos hace años porque Choni los recomendó, pero nunca les hice caso. Y hace unas semanas mi reproductor en modo aleatorio sacó una canción que me encantó. Malamente, estaba haciendo otra cosa y no pude saber cuál era hasta que más tarde lo miré en Last.fm. Y ahora estoy enganchado a Anesthesize. Casi dieciocho minutos de obra magna que han estado durante años esperando su gran momento.
 
 
Hace 10 años yo me sentaba al sol de la primavera malagueña, en el césped que había entre la trasera del ala de biología de mi facultad y los servicios centrales de investigación, a comer al sol burritos de maiz preparados in situ con cosas sacadas de fiambreras junto a Dani, Zafra, y las Mellis (tienen nombre, Bea y Celia; pero siempre las llamamos las mellis, por motivos obvios).

Pudo ser un día normal, pero no lo fue. Y si recuerdo hasta el menú y las conversaciones fue por motivos que para nada tenían que ver con los cinco protagonistas de esta historia. Pero sobre eso no hablaremos hoy, y no creo que hablemos en ningún momento, no aquí.

El tema es que hay rincones de mi mente a donde sólo llego cuando escucho Jeff Buckley. Rincones que me recuerdan a esos espacios que mencionaba Belén Gopegui en uno de sus libros, rincones de nuestra mente donde nunca nadie nos abraza porque, aunque lo intenten, nadie nunca alcanzará hasta ahí.

Bajo esa campana de vidrio en la que no existen sonidos es fácil avanzar sin rumbo y seguir deambulando por esa discografía triste como el tiempo que ya no volverá. Es fácil perderse en Euphoria Morning de Chris Cornell, y podrías pensar que recuperar Stories from the city, stories from the sea de PJ Harvey es ver la luz, pero ya te digo yo que no lo es en absoluto.

Porque para cuando llegas ahí puedes llevar días sin saber dónde ni cómo ni por qué suceden las cosas que suceden. Y puede que no tengas interés en ver la luz, sino en que te dejen estar un rato a solas; un rato más, es decir.

¿Cuándo se perdió la brújula? Porque una cosa es cierta: se ha perdido la brújula. Recuerdo cosas, aunque algunas tan sólo las he soñado.
 
 
11 March 2014 @ 07:33 pm
Fui a ver a Horisont de casualidad, a finales de febrero. Un viejo amigo me dijo que pasaría por la ciudad para verlos, así que me animé a verlos porque así tenía excusa para tomar una cerveza antes (y después) con esta persona. Por el camino otras dos personas a las que les comenté sobre el concierto se animan a venir. ¡Fiesta!

Pero el día del concierto se acercó y primero este amigo canceló su viaje, y luego estas otras dos personas también. Me fui al concierto sólo, ante unos teloneros aburridos a más no poder de cuyo nombre ni me acuerdo ni quiero acordarme. Pero luego Horisont estuvieron muy bien. Eché de menos que no hubiera allí nadie más con quien compartir ese rato.

Tocaron muchas grandes canciones, pero no tocaron Road to Cairo. Una lástima.
 
 
Me gustó, pero no tiene el encanto de la primera. Donde la primera todos los añadidos a la historia están muy bien tratados (son parte de la historia de la tierra media, cierto que Tolkien no lo cuenta en El Hobbit, sino en otra parte, pero efectivamente Jackson no se lo inventó de la nada) en ésta todo está un poco fuera de luga, personajes inventados que no son nada verosímiles (romance elfo-enano, ¿en serio?), y bueno, todo eso. Por contra, no es un spoiler si digo que sale Smaug y que ojalá hubieran cuidado esos aspectos que menciono arriba igual que cuidaron la puesta en escena de Smaug, y los impresionantes salones enanos en los que éste tiene su hogar. El dragón mola muchísimo. Y la ciudad de Lago también.
 
 
01 January 2014 @ 02:21 am
Nothing wrong when a song ends in a minor key. Hay días y noches que son así, un segundo óptimo. A veces vienen todas juntas. No es que Fiona no tenga razón, pero no es ápice para dejar de aspirar a otros finales.
 
 
31 December 2013 @ 08:10 pm
Algo que hacía varios años que no hacía, repasar lo que (segun Last.FM) he oído más durante este año.

Así a primer vistazo:

  • No he puesto tanta música como otros años.

  • El descubrimiento del año han sido sin duda Gojira, a quienes vi en directo.

  • La última vez que hice este post (al cerrar 2009), los 10 artistas que más había oido ese año eran todo cantantes femeninas. Este año sólo hay 2: Metric y Fiona Apple.

  • Este año volví a oir mucho más metal del que había oído en los últimos 4-5 años.

  • Alexandre Desplat firma dos bandas sonoras preciosas que oí bastante este año: la de Lust, Caution y la de Moonrise Kingdom.

  • Los temás más oído son algo aburridos: se pueden observar los discos completos casi en bloque.

  • Hay alguna sorpresa, como el gran tema de Journey del que hablé hace unas semanas.

  • Hay también espacio para algunos clásicos de mi discoteca: la cover de Pitchshifter del clásico Making plans for Nigel, algo de Rilo Kiley, o la canción de cierre de El Concierto de Pearl Jam (el de 2006, se entiende). Me llama la atención que una única canción (The Suburbs) de Arcade Fire haya sido capaz de tirar del disco casi completo. Sinceramente, creo que siempre lo pongo para oir sólo ésa canción, que me parece excepcional, pero luego suenan también algunas de las que van detrás.


Si alguien quiere bajarse algunas canciones, puede usar este enlace: http://www.4shared.com/zip/nexF4orU/2013_-_Un_ao_de_msica.html

Aviso de que hay gran diversidad entre las mismas, sólo puse 1 canción por artista de entre las 50 canciones que más he pasado por Lastfm este año.

Aquí la tabla:

  1. Gojira
  2. Arcade Fire
  3. Spiritual Beggars
  4. Length Of Time
  5. Pearl Jam
  6. Metric
  7. Alexandre Desplat
  8. Héroes Del Silencio
  9. Mastodon
  10. Fiona Apple
  11. Tool
  12. Dark Tranquillity
  13. My Dying Bride
  14. Sophie Hunger
  15. Rilo Kiley
  16. My Brightest Diamond
  17. Laura Veirs
  18. Samael
  19. Matmatah
  20. Extremoduro
  21. Hypocrisy
  22. Blind Guardian
  23. Corrosion Of Conformity
  24. Cradle of Filth
  25. Entombed
  26. In Mourning
  27. Soundgarden
  28. Saez
  29. Paul Fuster
  30. Neil Young
  31. Opeth
  32. The Smashing Pumpkins
  33. Pitchshifter
  34. In Flames
  35. The Mars Volta
  36. Death
  37. Mala Rodríguez
  38. Metallica
  39. Avenged Sevenfold
  40. Down
  41. Alice in Chains
  42. Theatre of Tragedy
  43. Angus & Julia Stone
  44. Yann Tiersen
  45. Queens of the Stone Age
  46. Mad Season
  47. Jerry Cantrell
  48. Covenant
  49. Marilyn Manson
  50. Deftones
  1. Journey – Don't Stop Believin' (live in Houston)
  2. Gojira – L'Enfant sauvage
  3. Gojira – The Gift of Guilt
  4. Gojira – The Axe
  5. Gojira – Pain Is a Master
  6. Gojira – The Wild Healer
  7. Gojira – Born in Winter
  8. Gojira – Explosia
  9. Gojira – Liquid Fire
  10. Gojira – The Fall
  11. Gojira – Planned Obsolescence
  12. Gojira – My Last Creation
  13. Gojira – Mouth of Kala
  14. Gojira – This Emptiness
  15. Arcade Fire – The Suburbs
  16. Arcade Fire – Ready to Start
  17. Pitchshifter – Making Plans for Nigel
  18. Yeah Yeah Yeahs – Turn Into
  19. Arcade Fire – Modern Man
  20. Arcade Fire – City With No Children
  21. Arcade Fire – Rococo
  22. Arcade Fire – Empty Room
  23. Arcade Fire – Half Light I
  24. Arcade Fire – Suburban War
  25. Fiona Apple – Werewolf
  26. Arcade Fire – Month of May
  27. Arcade Fire – Half Light II (No Celebration)
  28. Arcade Fire – Deep Blue
  29. Arcade Fire – Wasted Hours
  30. Fiona Apple – Valentine
  31. Fiona Apple – Jonathan
  32. Pixies – Where Is My Mind?
  33. Pearl Jam – Yellow Ledbetter
  34. Rilo Kiley – The Good That Won't Come Out
  35. Julie Doiron – Dirty Feet
  36. Matmatah – Entrez Dans Ce Lit
  37. Arcade Fire – We Used to Wait
  38. Arcade Fire – Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)
  39. Fiona Apple – Daredevil
  40. Spiritual Beggars – Wise As a Serpent
  41. Rilo Kiley – My Slumbering Heart
  42. Sunny Day Real Estate – Two Promises
  43. Length Of Time – Be My Will
  44. Length Of Time – Both Loves
  45. Length Of Time – Broken Peace
  46. Length Of Time – Intro
  47. Length Of Time – Losing My Heaven
  48. My Brightest Diamond – The Good & The Bad Guy
  49. Arcade Fire – Sprawl I (Flatland)
  50. Arcade Fire – The Suburbs (Continued)
 
 
19 December 2013 @ 02:17 pm
Sitio desconocido

Salir de esta habitación. Coger un bus e ir hacia alguna parte. Sin conocer rumbo, sin fijar un destino. Correr sin respirar, contra lluvia y flato durante cinco horas y un minuto, para llegar ¿a un sitio absolutamente desconocido? ¿Eso es todo después de todo? Quizá sí, quizá no. La tecnología, a veces, es poesía pura.